Buscar
  • Pelicula Facundo Cabral

3 curiosidades de la vida de Facundo Cabral que muy pocos conocen

No tenía una tarjeta de crédito, tuvo que exiliarse y vivió una vida de gran sencillez sin dejar de sentirse millonario

Facundo Cabral

Trovador, filósofo, cantautor, cronista, poeta… hay muchas palabras que podrían definir quién fue Facundo Cabral, pero todas ellas son insuficientes. Fue un gran artista con una maravillosa voz, el Diógenes del siglo XX, un luchador por la justicia social y mucho más que todo eso. Nacido en Argentina en 1937 y asesinado en Guatemala en 2011, con su vida y obras nos dejó un mensaje lleno de fuerza, superación y esperanza. Aquí te contamos algunas curiosidades de su vida que muchos desconocen y revelan en gran parte la persona extraordinaria que fue.


1. Recorrió más de 3 mil kilómetros caminando

Rodolfo Enrique Cabral fue un niño avanzado, y asumió grandes responsabilidades desde muy temprana edad.

Con solo nueve años, Facundo deja a su madre y a sus dos hermanos en Ushuaia y va en busca de Juan Domingo Perón, entonces Presidente de Argentina. “Eva Perón nos salvó la vida” diría él más adelante.



El pequeño Facundo había escuchado que el presidente daba trabajo a los pobres y fue a pedirlo para su madre, pues ella y sus dos hermanos estaban muriendo de hambre y frío al sur del continente porque su padre los había abandonado.


Ese fue solo el inicio de su larga vida nómada, pues como él mismo diría más tarde, “el desarraigo siempre estuvo en mi vida, primero por necesidad y después por elección”. Pasaría por un reformatorio, por la cárcel, más tarde con su guitarra iría por el Mar de Plata, después vivió en México...


2. Nunca llegó a tener una casa propia ni tarjeta de crédito


Facundo Cabral fue amigo de grandes personalidades de la talla de Borges, Chagall, Krishnamurti, la Madre Teresa, y realizó giras en más de 165 países, pero nunca perdió su actitud sencilla.

"Encontré el secreto: tener menos, para tenerse más".

‘No soy de aquí ni soy de allá’, decía la canción que le llevó a la fama. Por eso voluntariamente no contaba con una tarjeta de crédito, porque vivía desde el desapego más coherente y auténtico. Trascendía fronteras, idiomas, prejuicios y estereotipos, pues era un ferviente defensor de la libertad.

“Ahora mismo le puedes decir basta al trabajo que odias, a las cosas que te encadenan a la tarjeta de crédito, a los noticieros que te envenenan desde la mañana”.

Lo irónico es que pese a no tener casa ni lujos materiales, se sentía un príncipe afortunado: rico y libre, en un mundo pleno de abundancia que disfrutar y contemplar: “Vivo en un palacio de cinco continentes...”. El desapego le permitía ser feliz sin perder la libertad en el camino. Como dijo en su famoso discurso ‘No estás deprimido, estás distraído’:

“La vida no te quita cosas, te libera de cosas, te aliviana para que vueles más alto, para que alcances la plenitud.”

3. Tuvo que exiliarse



Inspirado en personalidades como Jesús y Ghandi, a Facundo Cabral no le dejaban indiferente las injusticias. Al principio de su carrera era un cantautor de música protesta. Por criticar al gobierno dictatorial argentino tuvo que exiliarse en 1976.

“Si quieres vida, vive en paz. Si quieres muerte, vive en guerra. Cuida cada palabra, porque estamos estructurados en palabras. No hieras ni ofendas a nadie porque de uno en otro puede volver a ti transformada en una bomba.”

Por su incansable lucha y compromiso social, fue nominado al Premio Nobel de la Paz en varias ocasiones. Además, la UNESCO le nombró Mensajero Mundial de la Paz, y obtuvo el título de Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires por su labor como mensajero de paz y unidad de los pueblos del mundo.

Estas son solo algunas de las muchas curiosidades que marcaron la biografía de Facundo Cabral. Su historia merece ser contada y por eso estamos preparando una maravillosa película sobre su vida.


¡Suscríbete¡

Para que te podamos mantener al día de los avances en producción y mucha más información.

329 vistas

© 2020 - 1996 Films

Todos los derechos reservados